Rafa Garrido / ACN
Rafa Garrido / ACN

Desde hace unos años en Cataluña, el gobierno autonómico de JxSi, ha entrado en un bucle infinito, un bucle de despropósitos y de despilfarro inútil. En vez de invertir recursos en los temas importantes que afectan a la ciudadanía como son la sanidad, la educación, el paro e incluso la lucha contra la corrupción, prefieren destinarlos a políticas rupturistas, que son a la vez, discriminatorias. Si estás con ellos tienes el cielo ganado, pero si estas contra el “procés” eres la maldad, el infierno terrenal…

Para romper con España, el presupuesto es (por decirlo fácil y entendible) infinito. La inversión de TV3, como no podría ser de otra manera, también es desorbitada. TV3 tiene el mismo presupuesto que Telecinco y Antena3 juntas, algo inconcebible. En la televisión pública catalana solo se habla del proceso secesionista, a casi todas horas. Pero cuidado, la mayoría de veces con tertulianos que son todos favorables a la independencia. Muy pocas veces hay una mesa política equilibrada en la que se puedan rebatir las ideas irracionales de los partidarios de la ruptura con el resto de España.

Hemos llegado a un punto en el que a los dirigentes del gobierno catalán no les importan lo más mínimo las leyes españolas, y mucho menos la Constitución de todos los españoles. Están constantemente llamando a la desobediencia, a saltarse la Constitución y a someter al pueblo catalán a las políticas que ellos crean oportuno aplicar. Pero nunca las del Gobierno central. Eso sí, el proceso de ruptura con el resto de España se exige mediante un referéndum “pactado con el Gobierno central”. Lo entrecomillo porque ellos ya han dicho que si el gobierno de España no acepta dicho referéndum lo harán sí o sí. En pocas palabras: les da igual la opinión de nadie, porque ellos tienen una idea y se creen que están por encima de cualquier ley de un estado democrático como es España.  

A los gobernantes de Cataluña les parece que ser demócrata es ir en contra de las leyes de un país miembro de la Unión Europea. Alguien debería explicarles que ser demócrata es cumplir las leyes y si una de estas no te gusta, luchar para cambiarla. O proponer que se creen nuevas leyes más justas. Incluso se pueden plantear modificar la Constitución para poder celebrar el “cansino” referéndum. Eso sí, con el apoyo de una mayoría amplia del Congreso de los Diputados.

En definitiva, han conseguido crear bandos en Cataluña, tener a la población enfrentada. Y lo han conseguido a base de tapar sus propias miserias, sus casos de corrupción y su pésima gestión al frente de la Generalitat de Catalunya. Hablando solo del proceso separatista han conseguido (gracias a sus socios de la CUP) que no se investiguen sus casos de corrupción.

El otro bando (como nos consideran ellos) lo formamos los que día a día luchamos en las instituciones catalanas por la igualdad, por la convivencia, por seguir siendo catalanes, españoles y europeos. Supongo que todo esto es algo “moderno” para sus mentes retrógradas. Mientras ellos solo hablan de independencia, nosotros en Ciutadans hablamos de políticas sociales, de emprendedores, de ayudar a los autónomos, a las PYMES, a las farmacias…

Si hacemos un repaso a la historia reciente, el gobierno catalán lleva desde que se implementó la democracia en España manipulando la historia a su favor. Hablan de guerras que no son como las cuentan y siempre, siempre dejando a España como la malvada colonizadora. La educación es otro de los puntos fuertes de su sectarismo. Llevan años enseñándole a los niños que Cataluña es “rica i plena” y España “pobre y malvada”. Ellos lo llaman proceso pacifico. Pacífico solo es si estas cogido de su mano. Y  si no que les pregunten a los jóvenes de Societat Civil Catalana que fueron agredidos en la UAB por defender sus ideas. O a las dos chicas de la entidad Barcelona con la Selección que fueron insultadas y agredidas por unos energúmenos.

Los políticos están para ayudar y para llegar a consensos, no para dividir y enfrentar entre sí a sus conciudadanos. Ellos llaman proceso pacífico a hacer escraches a las sedes del PP y de Cs.

Hemos de conseguir ganarles en las urnas pero, como dice nuestra líder Inés Arrimadas, en las urnas de verdad, en las democráticas. En unas elecciones autonómicas. Se tratas de poder darles “una patada democrática” y así formar un nuevo gobierno que piense en todos los catalanes por igual, sin discriminaciones ideológicas, sin que importe de dónde eres.

Nosotros no repartiremos carnets de buenos y malos catalanes. Para nada. Repartiremos carnets de sanidad pública de calidad y de una educación de mejor calidad, con libros de texto gratuitos y con ayudas para los universitarios. Recuperemos la cordura y luchemos todos juntos por un proyecto en común.

Jordi Obón. Conseller de Ciutadans en el distriticte de Sant Andreu.

 

 

COMPARTIR