España, ¿un gran país?

España es un país que sigue apostando por bandas de corruptos, de inútiles, de defraudadores y de egoístas. España es un país de conservadores, de carcas. Nos gobiernan, con nuestro permiso y nuestra bendición, los que se quedan perplejos cuando se les piden responsabilidades por tanta corrupción, tanto robo y tanta estafa. Pero nosotros, erre que erre, manifestamos nuestra satisfacción porque preferimos su codicia personal a la alternativa de tener que participar en nuestro futuro.

Tengo motivos para estar disgustado. Quería un país mejor. Y lo quería no solo por mí, por mi familia y mis amigos. Por vivir en un lugar con dignidad, con orgullo, con ganas de mejorar, de aprender, de ser un país más justo. Con ganas de crecer como sociedad. De creer en los servicios públicos, en la educación y la sanidad. Quiero un país mejor para todos, y dos partidos que han demostrado en infinitas ocasiones su torpeza y su codicia, no van a hacer nada por conseguirlo.
Todo esto tiene que ser una pesadilla. Nos gobierna el PP de Bárcenas, de Rato, de Granados y Aguirre, de la Gürtel y la Púnica, de Soria y Fernández Díaz, de Fabra, de Camps y de Matas, de la sede construida supuestamente con dinero negro. Un partido que parece más preocupado por sus intereses que por la gente de este país.
No, España no es un gran país. Es un país de pandereta que da por buenas unas cifras alarmantes de desempleo, de contratos temporales, de pobreza infantil, de fracaso escolar, de corrupción, de injusticia. España es el paraíso del fraude y de interesados individualistas. 

Forges
Forges

¿Puede un gran país convertir a sus trabajadores en esclavos sin más derechos que trabajar sesenta horas con contratos de veinte y cobrando una miseria? Creo que la respuesta es obvia. Un gran país tampoco tira a sus ancianos al agujero de la miseria, despreocupándose de su subsistencia y olvidando todo lo que ellos han peleado para evitar que sus hijos vivan las mismas penurias. Y nuestros jóvenes, con un índice de desempleo de casi el 40% ¿pueden estar orgullosos de su país que les obliga a emigrar si quieren hacer valer sus capacidades? 

No sé si España en algún momento ha sido un gran país. Nuestra historia está plagada de cultura y ciencia, pero también de sangre, odio y opresión. Lo que sí sé es que, a día de hoy, España es un país del que no me puedo sentir orgulloso. Ni de sus políticos ni del pueblo que lo sustenta. 

- Publicitat -

Dona suport al periodisme honest

Som la capçalera que dona oportunitats als joves del món cultural i periodístic que les busquen. Som la revista que no amaga la seva ideologia a l'hora d'interpretar l'actualitat.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web esta definida per a "permetre galetes" i d'aquesta forma oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració en aquesta web es defineix com a "permet galetes" per donar-li la millor experiència possible la navegació. Si continueu utilitzant aquest lloc web sense necessitat de canviar la configuració de galetes o feu clic a "Acceptar" per sota de llavors vostè consent a això.

Tanca