Palau de la Generalitat / Núria
Palau de la Generalitat / Núria
Per Jordi Aragonès i Martínez

Des de l’any 1359, quan el Bisbe de Girona Berenguer de Cruïlles va assumir la primera presidència de la Generalitat de Catalunya, fins arribar a l’actual cap de govern, Carles Puigdemont i Casamajó, el llistat oficial de Presidents ens diu que s’han succeït 130 molt honorables. Ara bé, igual que passa amb el llistat dels Sants Pares, hi ha figures que queden apartades o oblidades del llistat oficial. Avui m’agradaria recordar a dos caps de la Generalitat que, actualment, no consten a l’auca de Presidents i, tot i així, varen lluitar amb totes les seves forces per mantenir en peu una institució que penjava d’un fil.

L’any 1872, quan a Espanya regnava un monarca vingut d’Itàlia amb el nom d’Amadeu I, el Carlisme va revifar i va llançar-se als camps de batalla amb tota la força de la qual disposava. El pretendent Carles Maria de Borbó i Àustria-Este (Carles VII per als carlins) va fer una proclama cridant a la revolta el dia 15 d’abril de 1872, amb aquella proclama, a més a més, s’ordenava a la minoria carlina no prendre seient al Congrés dels diputats, les paraules del jove pretendent deien així: “El momento solemne ha llegado […]. Ordeno y mando que el día 21 del corriente se haga el alzamiento en toda España, al grito de ¡abajo el extranjero! ¡Viva España! “Yo estaré de los primeros en el puesto de peligro”. Tanmateix, uns dies abans del previst, el 6 d’abril, Joan Castells, tan bon punt va ser posat en llibertat del seu empresonament al Castell de Montjuïc, va formar una partida amb un grapat d’homes iniciant la Tercera Guerra Carlina a Catalunya.

Durant tot el segle XIX, els carlins varen intentar fer-se amb el poder mitjançant tres guerres civils: la Primera Carlinada va allargar-se des del 1833 fins al 1840; la Segona Carlinada, del 1846 al 1849, amb el nom de Guerra dels Matiners i, per últim, la Tercera Carlinada, que va anar del 1872 al 1876. És en el marc de la tercera guerra que els carlins, sota el comandament de Carles VII, varen fer clars gestos cap a la recuperació de les llibertats perdudes de Catalunya l’any 1714.

Pàtria-Furs-Rei, els legitimistes lluitaven per una organització totalment diferent de les Espanyes. D’entrada, volien acabar amb el laïcisme de certs sectors liberals i retornar a l’Església totes les propietats que li havien estat expropiades amb les desamortitzacions. A part, volien retornar a l’Església Catòlica la seva antiga preeminència dins la societat com a gestora de la moral pública. El concepte de Pàtria l’entenien com l’organització típica d’Espanya d’abans de l’entrada del model centralista i liberal, és a dir, volien una Corona Espanyola descentralitzada, amb principats i senyorius i, per aquest motiu, els furs (les lleis i privilegis de cada territori) estaran força presents en el discurs polític del Carlisme. Per últim, el Rei era el garant de tots els principis carlins, era el garant de les llibertats de cada territori, el garant de la posició de l’Església i el que havia de mantenir un pacte amb els súbdits per tal de conservar la corona. Aquest pacte entre el poble i el Rei mitjançant una confiança mútua era molt important en la cultura carlina ja que, en cas de trencar-se, els carlins reconeixien el dret a la insurgència, un dret que varen exercir contra Isabel II, Amadeu I, la Primera República i Alfons XII.

El primer gest important del pretendent Carles VII cap a les llibertats de Catalunya es va produir en la proclama de devolució dels furs als territoris de l’antiga Corona d’Aragó feta des de la frontera basca el mes de juliol de 1872. Al Principat es va tenir notícia de la devolució entre el juliol i el setembre quan va començar a circular una edició en català d’aquesta. Com veurem a continuació, la devolució foral constava de dues parts; la primera tenia un caràcter de declaració d’intencions i la segona part era una selecció dels principals furs vigents a Catalunya.

“Catalanes, aragoneses, valencianos:

El 2 de Mayo llamé desde Vera a todos los españoles, lleno de fe en la grandeza de la Causa, cuyo depósito me ha confiado Dios.

Lo que entonces era una esperanza será muy pronto magnífica realidad. Los cimientos de la Restauración del Trono de Recaredo están labrados con los laureles de Oñate y de Mañaría, de Urbasa, de Ceberio, de Más de Roig, de Arbucias, Tivisa y de Reus. El camino de la victoria está regado con la sangre de los mártires: en él escribieron sus nombres inmortales Ulibarri, Agastuy, García y Francesc.

Hoy, como entonces, pero con más aliento, repito con el orgullo de Rey de una nación heroica: Voluntarios que fijos los ojos en el cielo y en mi bandera corréis generosos al sacrificio, yo os admiro. Soldados de Pavía y de Bailén, que estáis bastante ciegos para ser mercenarios del extranjero, también admiro vuestro valor.  A todos os llamo, porque todos sois españoles; que la empresa salvadora comienza apenas y el mundo nos contempla sorprendido, espantada la Revolución, lleno el país de júbilo inefable. Sí, se acerca el día en que sean realidad mis vehementes aspiraciones.  Por lo tanto, amante de la descentralización, según consigne en mi carta-Manifiesto de 30 de Junio de 1869, hoy os digo pública y solemnemente:

Intrépidos catalanes, aragoneses y valencianos: Hace un siglo y medio que mi ilustre abuelo Felipe V creyó deber borrar vuestros fueros del libro de las Franquicias de la Patria. Lo que él os quitó como Rey, yo como Rey os lo devuelvo; que si fuisteis hostiles al fundador de mi dinastía, baluarte sois ahora de su legítimo descendiente.

Yo os devuelvo vuestros fueros, porque soy el mantenedor de todas las justicias, y para hacerlos, como los años no transcurren en vano, os llamaré, y de común acuerdo podremos adaptarlos a las exigencias de nuestros tiempos.   Y España sabrá, una vez más, que en la bandera donde está escrito Dios, Patria y Rey están escritas todas las legítimas libertades.

Vuestro Rey. –Carlos

 

Frontera de España, 16 de Julio de 1872.

Principales fueros vigentes en Cataluña,

1° La incorporación del Principado de Cataluña, lo mismo que los demás estados del reino de Aragón, Mallorca y Valencia a la Corona de Castilla es por vía de una unión federativa, que le permite conservar su antigua naturaleza, así en leyes y privilegios como en territorio y Gobierno.

2° La religión del Estado es la católica, apostólica romana.

3° El Rey de Castilla no puede ser reconocido por Conde de Barcelona, si antes no jura en las Cortes Generales de Cataluña guardar y defender los fueros y privilegios del Principado.

4° La sucesión en el condado de Barcelona está vinculada en la línea masculina de sus soberanos.

5° Deben celebrarse Cortes Generales en Cataluña cada año.

6° No puede imponerse tributo alguno que no esté votado en las Cortes.

7° La recaudación y administración de tributos están a cargo de la Diputación General de Cataluña.

8° No puede eximirse del pago del tributo general persona alguna de cualquier clase que sea, incluso el Rey y su familia.

9° No hay quintas en Cataluña, todos los habitantes son soldados de la patria y deben tomar las armas cuando aquella se haya en peligro, ya por invasión extranjera, ya por verse amenazada en sus fueros y privilegios.

10° La Diputación General de Cataluña consta por ley inviolable, de tres individuos, elegidos uno por cada estado de los tres que se componen las Cortes.

11° Los municipios se rigen independientemente por las leyes municipales y privilegios que cada uno tenga especialmente otorgado, conforme a sus respectivas necesidades locales.

12° Cataluña no conoce el impuesto del papel sellado ni las obligaciones de alojamiento.

13° En la administración de justicia todos los jueces y oidores de Audiencia serán naturales del país.

Estos son los más notables fueros que regirán con todos los demás en Cataluña, salvo las modificaciones que los adelantos de la época reclaman y serán discutidos por el Rey con las Cortes Catalanas.

Publíquese esta orden de S.A.R., el Infante don Alfonso, Comandante General del Principado. P.S.O. El General en Jefe de Estado Mayor, General Hermenegildo de Ceballos. Frontera de España 29 de Junio de 1872.

 

Cal dir que entre l’abril de 1872 (quan va començar la Guerra) i el juliol del mateix any (quan es va fer la devolució), en gairebé cap de les proclames fetes pels cabdills carlins s’havia fet esment a la qüestió foral. Però al juny, quan la guerra havia donat molts problemes i l’exèrcit carlí es trobava en una situació crítica, el pretendent Carles VII va voler donar un cop d’efecte amb la restauració de les Constitucions Catalanes (furs).

Segons l’historiador liberal Antonio Pirala (dipositari de les cartes creuades entre Hermenegildo Díaz de Cevallos, sevillà de 58 anys i cap de l’estat major carlí, i Joaquín Elío, militar de confiança del Rei carlí) la proclama de devolució de les Constitucions Catalanes va ser una iniciativa estrictament privada del pretendent Carles VII, perquè no tothom dins del moviment tradicionalista hi estava d’acord. De fet, Cevallos pensava que era un greu error acabar amb la unitat administrativa que s’havia imposat a Espanya amb Felip V. Estava preocupat pel fet que, per sortir del pas, es retornessin a Catalunya les llibertats perdudes i, per aquest motiu, va intentar dissuadir al pretendent de la seva decisió. Cevallos va mirar de fer una junta de prohoms catalans que enviessin un comunicat al Rei Carles advertint-lo de la conveniència –o no- de fer pública la proclama de devolució foral. Tanmateix, no es va constituir cap junta i el pretendent va publicar la seva proclama a la premsa estrangera, al diari legitimista L’Unión. El mateix Cevallos tampoc va complir la seva amenaça de dimissió en motiu de la devolució foral.

Sabem que l’any 1872, amb la devolució foral, el Carlisme català va poder reanimar la guerra i sortir de la situació crítica en la qual es trobava. Ara bé, va ser únicament gràcies a la devolució? El cert és que seria agosarat afirmar-ho. El que sabem segur és que altres causes varen reanimar les partides carlines: la ineficàcia de les columnes liberals davant la guerra de guerrilles que practicaven els tradicionalistes, les petites però simbòliques victòries que generals carlins com Savalls varen aconseguir a pobles com Vidrà, la desmoralització de la tropa liberal que portava mesos esperant la seva llicència, la indiferència del republicanisme català davant l’entrada de partides carlines als pobles, símbol del descontent republicà amb el govern de torn. I, a més a més, hem de considerar raons de caire social, com el fet que els joves es reincorporessin a les partides després de la collita als camps. Fos com fos, a partir de la proclama, les partides carlines varen incorporar el concepte Furs en els seus crits i visques.

francesc savalls

Francesc Savalls

Amb la guerra ja més avançada, el dia 26 de juliol de 1874, Carles VII signà el decret d’establiment d’una Diputació de Guerra. En el document de creació de la Diputació, el pretendent no feia esment explícitament als furs però les paraules del monarca feien entendre que la Diputació de Guerra tenia molt a veure amb la foralitat catalana: “He representado siempre las tradicionales libertades que he prometido restaurar (…)”. El dia 2 d’agost, el General Rafael Tristany rebia una comunicació del ministre de guerra carlí on aquest li feia saber que, degut al mal estat de l’administració civil al Principat, el Carlisme havia de fer un pas endavant. En la carta s’anunciava que, amb la bona marxa de la guerra, era el moment de crear una administració que preparés el futur canvi de les institucions de poder catalanes. La Diputació de Guerra seria la institució -un cop aconseguida la victòria carlina que mai va arribar- a partir de la qual normalitzar la Diputació del General (Generalitat) que en la devolució foral el pretendent Carles VII ens havia promès.

Els tres primers articles del decret disposaven que la Diputació estaria integrada per 16 membres nomenats pel Rei, i que representarien les demarcacions territorials del Principat. La Presidència de la Diputació havia de recaure en el màxim cap militar de Catalunya, per aquest motiu, durant el seu temps d’existència, els presidents varen ser el generalRafael Tristany primer i Francesc Savalls després. Ara bé, a la pràctica va ser el vicepresident de la Diputació, el Sr. Joan Mestre i Tudela (antic alcalde de Lleida), qui va desenvolupar les funcions de president, ja que Tristany i Savalls estaven ocupats amb els afers de la guerra. A més a més, el pretendent dotava a la Diputació de sobirania per fixar i decidir els impostos, contribucions i tributs que afectessin al Principat, nomenar i suspendre els alcaldes dels municipis catalans, sobirania en matèria d’educació (tenint en compte que havia de comptar amb els vistiplau eclesial) o, també, la creació d’una Reial Audiència de Catalunya. Ja que el document de creació de la Diputació de Guerra és força extens, el podreu trobar a l’annex, al final d’aquest escrit.

rafael tristany

Rafael Tristany

La Diputació s’establiria oficialment el dia 1 de novembre de 1874 a la vila de Sant Joan de les Abadesses. Aquella localitat de poc més de 2000 habitants va ser la seu de la Diputació fins a la primavera de 1875, quan durant el mes de maig es va haver de traslladar a la població de Vidrà (ja que Olot ja havia caigut en mans liberals) i, posteriorment, es traslladaria de Vidrà a la Seu d’Urgell. La guerra cada cop deixava als carlins en una situació més precària i, al març de 1875, el general Martínez-Campos va posar setge a la Seu d’Urgell.
Joan Mestre i Tudela, President en funcions d’aquella Generalitat, va caure ferit defensant la Seu i va ser fet presoner. Setmanes després de l’empresonament del Vicepresident, els representants de la Diputació que encara restaven lliures varen continuar realitzant sessions de treball i disposicions enmig d’un panorama dantesc per a la causa legitimista. Finalment, al més d’octubre deixem de tenir notícies del funcionament d’aquella institució. De nou, la Generalitat havia caigut.
Amb la derrota carlina també va venir la supressió de qualsevol possibilitat d’establiment d’una Diputació General a Catalunya amb sobirania real (tributs, exèrcit, educació, justícia, duanes etc). Però, tot i que fora del llistat oficial, hi ha dos noms que entre 1874 i 1875 que varen desenvolupar les funcions de presidents d’una Generalitat de Catalunya recuperada: el general Rafael Tristany i el general Francesc Savalls. D’una Generalitat molt més similar a l’original, la qual gaudia de gran sobirania, que no pas a l’autonòmica actual, la qual beu de la legalitat republicana. Dos noms que potser podríem considerar d’incorporar al llistat de presidents, si més no, de forma extraoficial, tenint en compte que són un clar exemple del fet que Catalunya, anys després de 1714, encara aspirava a recuperar les seves llibertats perdudes. Tanmateix, i ja per acabar, fora bo no deixar de banda la importància de Joan Mestre Tudela, el President en Funcions, ja que va ser realment ell qui s’encarregà de tirar endavant aquella institució que defensarà personalment amb les armes durant el setge de la Seu d’Urgell.

Annex: Creació d’una Diputació de Guerra per decret de Carles VII

Carlos VII,

“He representado siempre las tradicionales libertades que he prometido restaurar y como complemento de este plan y para dar satisfacción a la imperiosa necesidad de que se administre rectamente la justicia y se deje sentir en el Principado, se ha hecho preciso crear Tribunales que, investidos de atribuciones extraordinarias, puedan responder a la difícil y altísima misión que les está reservada. Para dar cima a tamañas empresas, es indispensable contar con el concurso del país, representado en sus fuerzas más vivas por una Diputación digna y respetable, investida con amplias facultades, robustecida con poderes discrecionales y dotada de elevado criterio, reconocido celo, profunda sabiduría e inquebrantable lealtad hacia la Santa Causa que represento. –En virtud de lo cual, y deseando dar una prueba más de mí acrecentado amor a las leales provincias que componen el Principado de Cataluña, he venido en decretar lo siguiente:

Artículo 1°. Se establece en el Principado de Cataluña una Diputación de Guerra, que se compondrá de diez y seis miembros nombrados por Mi, procurándose en cuanto sea posible que represente los diferentes Distritos del Principado.

Artículo 2°. La Presidencia de la Diputación recaerá siempre en el Gerente que desempeñe el mando superior militar de Cataluña, asistiéndole el derecho de delegar a una persona de su confianza, para que presencie las sesiones que la Diputación celebre, en el caso de que las atenciones del servicio, las operaciones militares u otro motivo cualquiera le impidiesen concurrir personalmente a aquéllas. Dicho Delegado podrá tomar parte en las deliberaciones, a fin de ilustrar la opinión de los Sres. Diputados, pero carecerá de voto.

Artículo 3°. La Diputación nombrará de su seno dos vice-Presidentes, encargados de suplir al Presidente nato en sus ausencias y enfermedades. Asimismo elegirá también un Secretario General, que podrá indistintamente ser o no de la clase de Diputados, y los vice-Secretarios que ejerzan estas funciones asistirán a las Sesiones de la Diputación, aun cuando no sean Diputados, con objeto de levantar oportunamente acta de lo que en las mismas se trate o resolviere. Podrán asimismo tomar parte de los debates, pero sin derecho a votar, cuando no fuesen Diputados.

Artículo 4°. La Diputación entenderá la compra y confección de los uniformes destinados al Ejército Real de Cataluña; así como también en la adquisición o fabricación del equipo y demás utensilios que el mismo necesitare, debiendo la Administración militar legitimar los pedidos que por los jefes militares se hagan a la Diputación, y los pagos y entregas que por ellas se verifique.

Artículo 5°. A cargo de la Diputación estarán también la instalación, conservación y vigilancia de los Hospitales de sangre; la construcción, explotación y desarrollo de las fábricas de municiones y Maestranzas de Artillería, bajo la dirección de este cuerpo; el abastecimiento del Ejército y la organización de los convoyes, cuando las circunstancias lo exijan; y el suministro de todos los Cuerpos e instituciones del mismo, mediante un presupuesto detallado de la Intendencia y previamente aprobado por el Comandante General del Principado y el Jefe de E.M.G.

Artículo 6°. La Diputación de Guerra queda autorizada para fijar impuestos, contribuciones y demás tributos que deban hacerse efectivos en el Principado de Cataluña, cuidando, ante todo, de que sean suficientes para cubrir por lo menos la cantidad a que se eleva la cifra total de los presupuestos.

Artículo 7°. Queda asimismo facultada para contratar y realizar empréstitos, bajo la garantía de las propiedades o rentas de las cuatro provincias sometidas a su jurisdicción; pero con la expresa voluntad de que las condiciones a que los mismos estén sujetos, deben ser aprobadas por Mi, o por la autoridad a quien yo delegare.

Artículo 8°. Es también de incumbencia de la Diputación el nombramiento y suspensión de los Alcaldes y Ayuntamientos del territorio de Cataluña, pudiendo además destituir definitivamente a unos y a otros, mediante causa criminal o expediente gubernativo legalmente incoado y previa la aprobación del Comandante General.

Artículo 9°. A la Diputación está además reservado el nombramiento de todos los funcionarios del orden civil, debiendo utilizar con preferencia a los veteranos e inválidos del Ejército, que por su edad o achaques estén imposibilitados para el servicio de las armas; a cuyo efecto el E.M. de Cataluña procederá desde luego a hacer una nota detallada de los Jefes, Oficiales, clases y voluntarios que se hallen en esta situación.

Artículo 10°. La Diputación organizará cuanto antes la Guardia Foral, bajo la dirección y mando de Jefes y Oficiales del Ejército Real .- Asimismo formará los somatenes y milicias realistas, con el carácter de reserva del Ejército de Cataluña, debiendo regirse unos y otros Institutos por reglamentos previamente aprobados por el Comandante General

Artículo 11°. La Diputación a Guerra entenderá provisionalmente, y sin que de sus decisiones se admita ulterior aprobación en la resolución de toda clase de expedientes, tanto los meramente administrativos como los contenciosos.- Las cuestiones de competencia con las autoridades militares, que puedan surgir las resolverá la Diputación, siempre de acuerdo con el Comandante General, sometiéndose el asunto a la Superioridad cuando fuese imposible entre una y otra la avenencia.

Artículo 12°. La Diputación está encargada, además de la organización del servicio postal y telegráfico, pudiendo dictar, en este como en todos los ramos de su incumbencia, los Reglamentos que estime más oportunos; de la conservación, mejora y fomento de las carreteras y demás vias de comunicación; del sostenimiento e inspección de los Hospitales Civiles; de mantener la salubridad y vigilancia en las cárceles y demás establecimientos de reclusión; de prestar el más eficaz apoyo y decidida protección a los Ministros del Altar en el ejercicio de su Sagrado Ministerio, así como también a todas las Corporaciones piadosas e Institutos de beneficencia; y de tomar toda clase de medidas administrativas, conducentes a la conservación y afianzamiento del orden social, a la propagación de los salvadores principios representados por la bandera de la legitimidad, y al desarrollo y fomento de la riqueza pública en todas sus manifestaciones.

Artículo 13°. La instrucción pública estará también a cargo de la Diputación, la cual, teniendo presente la legítima intervención que en este punto corresponde al clero, y muy especialmente a los Reverendos Obispos y Cura-párrocos, cuidará preferentemente de que se infiltren por ese medio en el corazón de la juventud, las máximas religiosas y morales de la Fe Católica.

Artículo 14°. Se creará cuanto antes en Cataluña, una Audiencia Territorial, llamada a entender y fallar en segunda y última instancia en toda clase de litigios y procesos.

Artículo 15°. Además de las atribuciones que competen a las Reales Audiencias Territoriales, incumbirán a la de Cataluña, mientras dure el estado de guerra como las del Supremo Tribunal de Justicia. Las decisiones tendrán por lo mismo, aunque sólo transitoriamente, fuerza de ley.

Artículo 16°. La Real Audiencia de Cataluña estará autorizada para dictar instrucciones, encaminadas a que la acción de la justicia se deje sentir de manera rápida y equitativa. A este efecto podrá formular, sometiéndolo a Mi aprobación: un Reglamento que haga, interinamente, las veces de Enjuiciamiento civil y criminal.

Artículo 17°. La Real Audiencia de Cataluña constará de dos Salas compuestas de tres Magistrados cada una, un Presidente, que hará las veces de Regente, y un Fiscal, todos de Mi nombramiento, a propuesta de la Diputación a Guerra.

Artículo 18°. Los Tribunales de primera instancia se compondrán de una Alcalde mayor y del Promotor Fiscal, acompañados del número de Escribanos que se juzgue necesario.

Artículo 19°.  El nombramiento de los Alcaldes mayores y Promotores fiscales se hará por Mi, a propuesta de la Diputación, debiendo recaer forzosamente en personas investidas con el carácter de Letrados.

Artículo 20°. La Real Audiencia de Cataluña queda facultada para proponer a la Diputación, y esta a Mi, las reformas y medidas, cuya adopción crea conveniente, para el perfeccionamiento de la Administración de justicia en el Principado. -Tendréislo entendido y lo comunicaréis a quien corresponda.- Y lo traslado a V E. para su conocimiento y efectos consiguientes.- Dios guarde a V. E. muchos años. Real de Estella, a 26 de Julio de 1874.

Un text original de

ab origine

—–

-TOLEDANO GONZÁLEZ, J. “Carlins i Catalanisme. La defensa dels furs catalans i de la religió a la darrera carlinada, 1868-1875”. Ed. Farell. Sant Vicenç de Castellet. 2002

-CAMPS I GIRÓ, J: “La Guerra dels Matiners i catalanisme polític (1846-1849)” (Barcelona 1978). [en línia] [04 novembre de 2014] Disponible a: [http://www.felixcucurull.cat/documents/elfetnacional.pdf].

-Manifest del Partit Carlí de Catalunya sobre el dret a decidir [en linia] Web Academia.edu [consultat el 10/02/2016] Disponible a [http://www.academia.edu/6661253/Manifest_del_Partit_Carl%C3%AD_de_Catalunya_sobre_el_dret_a_decidir]

COMPARTIR